Uno de los problemas más comunes con los que se encuentran los cuidadores de personas con alzheimer es la adaptación de la casa a sus necesidades. Como expertos en cuidado de mayores en Cantabria, procuramos aportar todos los consejos y ayudas para que los hogares de los pacientes estén lo más acondicionados posibles.

Los cambios deben hacerse de forma escalonada, nunca de golpe, ya que eso sólo se conseguiría acrecentar su sentimiento de inseguridad. La adaptación de la vivienda deberá contribuir a alcanzar determinados objetivos terapéuticos:

•    Prevenir accidentes.

•    Luchar contra las consecuencias de sus déficits intelectuales.

•    Paliar sus limitaciones físicas.

•    Crear un clima de confort y bienestar que favorezca el mantenimiento de su contacto con la realidad, el entorno y la sociedad.

Para alcanzar estos objetivos, su espacio físico debe estar organizado y dotado de suficientes estímulos y referencias espacio-temporales, a fin de facilitar su interacción con el medio que le rodea y compensar sus déficits cognitivos y funcionales. Las estancias más peligrosas para los enfermos de Alzheimer son, sin duda, la cocina y el baño, donde hay que extremar los cuidados y prestar más atención.

Adaptar el hogar para pacientes con Alzheimer

Cocina: Conformar un triángulo entre la cocina, el fregadero y el frigorífico. Es conveniente que los armarios estén organizados de manera que los objetos de más uso estén delante y que la cocina instalada sea de inducción magnética, nunca de gas. También es mejor sustituir el horno por el microondas e incorporar un mecanismo de cierre en la nevera.

Baño: Es muy importante que la puerta abra hacía fuera o que sea corredera para que, en el caso de que el paciente se caiga al suelo, se pueda acceder sin problema. Es necesario que el inodoro se adapte a la altura del enfermo y que la bañera esté equipada con barras de apoyo y dispongan de un asiento en su interior. Si la persona va en silla de ruedas, el lavabo no debe tener pedestal y debe tener a un altura adecuada para permitir el acceso.

Hogar: Sería necesario instalar un mecanismo para evitar que el enfermo se desoriente por la noche como, por ejemplo, señales luminosas que indiquen el camino al dormitorio. Otras recomendaciones básicas son colocar en las habitaciones de la casa elementos de referencia temporal como relojes o calendarios, colocar barras de apoyo en los pasillos y poner medidas de seguridad en las ventanas. Por supuesto, mantener ocultos elementos cortantes, mecheros, cerillas y cualquier utensilio con el que encender fuego; no sobrecargar enchufes para evitar incendios o apagones inesperados y tener cuidado con los elementos que queman (estufas , radiadores, conducciones de agua caliente, etc).

Cuidado de mayores Cantabria. Intentar fomentar su autonomía.

Los cambios que se emprendan en la vivienda deben ir encaminadas a mejorar la calidad de vida del enfermo y las labores del cuidador. Sobre todo, tienen que permitirle al paciente participar en la medida de lo posible en las actividades familiares y cotidianas e incidir positivamente en algunos de los trastornos de conducta más habituales, como el vagabundeo,la deambulación, la pasividad, la agresividad, etc. Al tiempo, debe favorecer su sosiego, lo que mejorará su situación mental y emocional y evitará el incremento de su confusión.

En mSoluciona Torrelavega, al trabajar con enfermos en fase poco avanzada intentamos adaptar estos consejos a la peculiaridad de cada enfermo y su entorno.