Tener una buena salud es la clave de todo, solo así se podrá vivir de una manera feliz y completamente placentera, para ello el cuerpo funcionará de manera correcta en equilibrio con una mente también sana.

Dentro de los consejos que vamos a exponer para mantener una buena salud, se hace necesario la realización de ciertos hábitos que conllevará que vivas más y de una forma más sana. ¡Te damos las claves!

 

1 – Mantén una alimentación equilibrada 

La clave de una mantener una dieta equilibrada es centrar la dieta en alimentos como la fruta y la verdura, así como introducir la fibra en ella ya que son múltiples los beneficios que obtienes con su ingesta, entre ellos, la mejora del tránsito intestinal. 

Por otro lado, lo ideal sería reducir la ingesta de azucares y sal en tu dieta diaria, aunque sea en un 5% ya que con este porcentaje los beneficios para la salud aumentaran.

Así como, preparar la comida a la plancha o al horno es lo más sano para conseguir una adecuada alimentación.

 

2 – Realiza revisiones periódicas 

Llegados a una determinada edad, las revisiones médicas deben realizarse con más periodicidad, sobretodo, una vez cumplidos los 40 años, como una forma de prevención ante problemas como la aparición de tumores o riesgos cardiovasculares, etc.

Puesto que, la prevención de enfermedades resulta fundamental ya sea a través de exploraciones ginecológicas o control de la presión arterial, etc.

 

3 – Haz ejercicio físico

Otro de los pilares fundamentales para lograr mantener una buena salud es conseguir una rutina de ejercicio físico mediante la realización de actividades al menos 2 o 3 días a la semana. 

Como consejo, es más beneficioso encontrar una actividad física que te motive o te guste puesto que así, la realización de la misma es más efectiva y cuesta menos trabajo y pereza realizarla.

 

4 – Mantén un control de  tus niveles de estrés

Todo el mundo en su día a día, sufre determinadas situaciones de estrés, al llevar un ritmo de vida con preocupaciones ya sea laborales, familiares, etc. Por lo tanto, este tipo de situaciones nos puede minar tanto física como mentalmente.

Sin embargo, siempre es bueno aferrarse a distintos hábitos o actividades para que el nivel de estrés disminuya, ya sea mediante la lectura, música, pintura, yoga, etc. Encontrar algo que te reconforte y te relaje. 

 

5- Logra una salud mental buena 

Conseguir una buena salud también requiere disponer de una salud mental buena, es decir, enfermedades como la depresión o ansiedad que alteran nuestro bienestar y calidad de vida, se deben combatir, ejercitando nuestra mente y cuerpo por igual. 

Además, realizar ejercicios de lógica, lectura o memoria nos ayudan a mantenerla activa y a ejercitarla, ayudando a la prevención de enfermedades como el Alzheimer.

 

6- Trata de eludir factores de riesgo 

Hay ciertos hábitos considerados factores de riesgo para el mantenimiento de una buena salud o para la aparición de enfermedades o lesiones, entre ellos se encuentran: el tabaco, el alcohol, la hipertensión, la obesidad, etc.

El control de todos ellos, hace que sean acciones preventivas para la buena salud de la que hablamos.

 

7- Consigue un buen descanso 

Dormir las horas necesarias y obtener un buen descanso es fundamental, ya que nos regula y repara, llenándonos de energía para afrontar las jornadas diarias. Para ello, es aconsejable seguir una rutina de sueño adecuada.

 

8 – Aprovecha tu tiempo libre como más te guste 

Es primordial que haya un equilibrio entre actividades laborales y de ocio, como forma de desconexión, relajación y nos reporte beneficios a nivel físico y mental.

 

9- Mantén activas tus relaciones sociales 

Estamos hechos para vivir en sociedad y por lo tanto, sociabilizarnos conlleva un aumento de nuestra esperanza de vida, es decir, al relacionarnos con familias y amigos nos hace aumentar la estima y propósitos de vida.

 

10- Ten una mente positiva ante todo 

Conseguir una actitud positiva frente a la vida te reportará un efecto satisfactorio a través de una imagen más confiada y segura de ti misma que se contagiara al entorno que te rodea.

Resulta imprescindible, enfocarse en lo positivo que nos rodea no en lo negativo.