¿Qué es la desnutrición en la tercera edad?

En muchas ocasiones oímos hablar de desnutrición, pero ¿sabemos exactamente qué es y lo que esta conlleva?

La desnutrición es el estado en el que el cuerpo se encuentra cuando no obtienen los nutrientes necesarios de los alimentos que ingiere para su correcto funcionamiento.

Hablando de nutrientes nos referimos a grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales, que son los necesarios para darle la energía que tu cuerpo necesita, ayudando, a su vez, al cuerpo para que crezca y repare tejidos, regular las funciones corporales tales como la respiración y latidos del corazón. 

En los adultos mayores una buena alimentación es fundamental, sobre todo para todos aquellos que están enfermos o padezcan una enfermedad crónica  o demencia.

Y es que, las consecuencias de una mala alimentación pueden ir desde:

– Disminución de peso involuntaria.

– Sentir agotamiento. 

– Debilidad y pérdida de fuerza, lo que conlleva caídas.

– Depresión 

Problemas de memoria 

– Debilidad en el sistema inmunológico, lo que conlleva dificultad para combatir infecciones.

– Anemia.

Todos estos problemas conllevan que la persona mayor que padezca desnutrición tenga que ir con más frecuencia a su médico o sala de emergencias.

¿Cuáles son las causas que conllevan a una desnutrición?

Son varias cosas las que pueden afectar al tipo o a la cantidad de comida que ingieren las personas mayores.

– Problemas de salud: Al tener este tipo de problemas, muchos adultos mayores tienen pérdida de apetito y en algunos casos, dificultades para comer, incluso pueden estar sujetos a dietas muy restringidas que resten sabor a los alimentos, inclusos problemas bucales que les impida tragar bien o incluso masticar alimentos.

– Medicamentos: Si además tienen varios medicamentos recetados, estos influyen en el sabor, olor de los alimentos lo que conlleva la carencia de apetito.

– Economía: Los adultos mayores igual no tienen una renta muy elevada lo que dificulta la compra de alimentos más saludables ya que estos suelen ser más caros.

– Discapacidad: Debido a la discapacidad física que tengan igual no pueden ir a comprar alimentos o cocinar lo que les gustaría.

– Problemas sociales: Al estar en soledad, a muchos de los adultos mayores les puede dejar de interesar cocinar y comer solos.

– El alcoholismo: puede disminuir el apetito y afectar la forma en que el cuerpo absorbe los nutrientes de los alimentos.

– La depresión en adultos mayores: causa muy común que genera la pérdida de apetito.

Recomendaciones para evitar la desnutrición en la tercera edad 

¿Qué sería lo ideal para que las personas mayores no sufrieran desnutrición? A continuación, exponemos una serie de recomendaciones generales, en cuanto a cuales serían los alimentos más aconsejables para llevar una nutrición saludable.

– Líquidos: Recomendados más de 8 vasos de agua al día, o alternar con zumos o infusiones.

– Fibra: En torno a 20-35 gramos diarios (hortalizas, legumbres, frutas, verduras, cereales integrales etc.)

– Calcio: Recomendados 1.200 mg para hombres y 1.300 mg mujeres (quesos, sardinas en aceite, avellanas, gambas, cigalas, lácteos etc.)

– Proteínas: Es aconsejable entre 1 y 1,2 gramos por kilo de peso al día para las personas mayores y se aumenta si son personas con enfermedades crónicas. Eso sí, el 60% de esa cantidad ha de ser animal (leche, huevos, carne y pescado) y el 40% vegetal (arroz, pasta, legumbre, patatas etc.)

– Grasas: Las más recomendadas son las saturadas de origen animal (carne o leche entera) o de origen vegetal (aceite de oliva).