La infección de orina es de las enfermedades más comunes que sufren los ancianos. Esto es debido, porque al envejecer sufrimos modificaciones en los mecanismos defensivos respecto a la infección.

A continuación, exponemos las causas y los síntomas y como este tipo de infección urinaria afecta al comportamiento de los adultos mayores.

Causas 

La infección urinaria siendo una enfermedad común en los mayores, es más propensa en las mujeres, debido en gran medida a su anatomía. Y es que, la uretra está más próxima a la vagina y el ano. Y por ello, el llevar una mala higiene o limpiarse de manera contraria a la correcta, es decir, de atrás hacia adelante, después de ir al baño, beneficia a que las bacterias penetran en la uretra con más facilidad.

Por lo tanto, entre las causas de este tipo de infección más comunes se encuentra el hecho de que los mayores al poseer un sistema inmunitario más débil al llegar a una determinada edad, tienen más vulnerabilidad ante este tipo de infección urinaria. Puesto que, con la edad se aflojan los músculos de la vejiga lo que conlleva que al ir a orinar su vejiga no se vacía del todo y queda un volumen de orina residual, lo que origina un caldo de cultivo en el que las bacterias crecen.

Sin embargo, si la persona mayor sufre algún tipo de patología como diabetes o tratamiento de quimioterapia el porcentaje de sufrir infección de orina aumenta considerablemente.

Síntomas 

Las personas mayores que sufren este tipo de infección no sólo experimentan escozor al orinar y ganas de orinar más frecuentes como el resto de personas sino que presentan otra serie de signos adicionales que, en muchos casos, son más difíciles de detectar. Estos síntomas son:

Entre ellos están:

– Desconcierto. 

– Inquietud. 

– Incapacidad para hacer las actividades diarias. 

– Daño

– Fatiga 

– Alucinaciones

– Agravamiento de la incontinencia habitual

– Malestar general 

Cabe resaltar que este tipo de infección no da fiebre como en el caso de los jóvenes, al tener un sistema inmune que no responde de la misma manera que el de una persona joven, lo cual dificulta que se detecte sin el diagnóstico de un doctor.

Tratamiento y prevención 

Este tipo de enfermedad en mayores generalmente se trata a través de antibióticos. Es el doctor, quién después de hacer un diagnóstico confirma la infección de orina y receta un tratamiento de prevención contra la infección de orina a través de antibióticos por vía oral durante un periodo de tiempo determinado. Una vez pasado ese periodo de tiempo, se repiten los análisis para confirmar que la infección de orina no ha remitido.

En cuanto a la prevención a llevar a cabo es necesario que:

– Se anime al adulto mayor a que beba mucha agua.

– Concienciemos el hábito de ir al lavabo para evitar que retenga la orina en la vejiga mucho tiempo.

Impidamos el estreñimiento a través de una dieta equilibrada y rica en fibra.

– Se promueva la movilidad, los cambios de postura y el ejercicio moderado, como los paseos.

– Se mantenga una higiene adecuada. 

Por último, hay que tener en cuenta que ante cualquier manifestación de infección de orina en ancianos o un comportamiento fuera de lo habitual que avisen que la persona mayor pueda estar más desorientada  o más inquieta de lo normal, es recomendable que la persona mayor vaya al médico a que le confirmen la infección urinaria y no otro tipo de patología para comenzar el tratamiento más acorde a su diagnóstico.

En mSoluciona Torrelavega, contamos con expertos en el cuidado de personas mayores para garantizar una buena calidad de vida. Contacta con nosotros e infórmate de cómo trabajamos.