Como lavar el pelo a una persona encamada

Lavar el pelo a una persona encamada

Cuando nos dedicamos a cuidar a una persona convaleciente en cama durante largos períodos de tiempo, bien por enfermedad o un accidente que les impide levantarse de esta, es necesario que otra persona les ayude a realizar ciertas tareas rutinarias como la higiene y aseo diario o la ingesta de alimentos durante el tiempo que permanezca inmovil.

Lavar el pelo a una persona encamada se convierte en otra actividad esencial que debe desarrollar el cuidador/a para mantener una buena higiene del cabello, manteniéndolo limpio y en buen estado con la finalidad de prevenir infecciones y darle mayor comodidad a la persona que permanece en cama.

Debemos tener en cuenta una serie de pasos para que este ritual sea lo más cómodo posible tanto para el enfermo como para nosotros, y se produzca sin mayor dificultad empleando las técnicas adecuadas para hacerlo. En primer lugar, tendremos que tener en cuenta el tipo de cabello del encamado: si es largo, liso, corto, si el pelo es graso o si por el contrario es seco… Porque todo ello implica lavarlo más a menudo o dedicarle más tiempo o no, también a peinarlo. Se recomienda al menos lavarlo un día a la semana.

Lo primero que necesitamos es hacernos del material adecuado como son: una palangana con agua a temperatura adecuada, champú y suavizante, toallas, secador de pelo, peine, guantes, jarra de agua y una bolsa. Una vez que tenemos todo preparado, os daremos estos consejos para seguir el procedimiento para lavar el pelo a una persona encamada.

Pasos a seguir para lavar el pelo a una persona encamada

Retiraremos la almohada y colocaremos la cama de manera horizontal. Seguidamente, colocaremos debajo un plástico y toalla para evitar mojar las sábanas y, posteriormente la persona encamada colocará encima la cabeza en el extremo de la cama.

Sujetaremos una bolsa para que el agua no caiga al suelo. Nos colocaremos los guantes y sujetaremos la cabeza de la persona de cúbito supino (con la cabeza colgando).

Comenzaremos a mojar el cabello de la persona ayudados de una jarra, luego aplicaremos el champú y lavamos con suaves masajes el cuero cabelludo y el pelo.

Una vez hemos lavado bien el cabello, lo aclararemos con abundante agua.

Envolvemos con una toalla la cabeza y secamos bien antes de usar el secador.

Retiramos el agua recogida en la bolsa, así como la palangana y los diferentes utensilios.

Subiremos la cama hasta colocarla en una posición cómoda para el enfermo. Colocaremos también la almohada y aplicaremos aire con el secador en caso de ser necesario. Igualmente peinamos después el cabello hasta que hayamos acabado el proceso.

Aparatos que facilitan el aseo de una persona encamada

Existen algunos aparatos que nos facilitan la labor de lavar el pelo a una persona encamada, además de proporcionarle mayor comodidad a la hora de hacerlo. Así podemos destacar:
Gorro lavacabezas: lleva champú incorporado.Se coloca en la cabeza de la persona y realizamos un masaje durante algunos minutos, se retira y se cepilla. Al ser lavado en seco, no necesita aclarado.
Lavacabezas hinchable: permite elevar la cabeza de la persona encamada a una posición más cómoda y cuenta con un depósito por que que sale el agua sucia.
Champú en seco:
Es un spray que se aplica sobre el cabello, se deja actuar unos minutos y a continuación se cepilla.